Importante: este sitio no pretendemos tener la verdad. El lector debe ser capaz de ejercer el buen juicio, examinaban con cuidado las Escrituras diariamente en cuanto a si estas cosas eran así. (Hechos 17:11)


¿Quiénes son los "144'000"?
En un artículo anterior, se encontró que los 24 ancianos no son los 144'000. Acerca de la identidad de los 24 ancianos podemos sólo hacer suposiciones basadas en los pocos elementos disponibles que tenemos. Pero, ¿sabemos específicamente quiénes son los 144'000?


Referencias bíblicas
Como en el estilo de los que buscan la verdad sólo a la luz de las Escrituras, sin agregar o quitar nada, primero compararemos todos los versículos de Revelación que contienen referencias explícitas a los 144'000.

Y oí el número de los que fueron sellados, ciento cuarenta y cuatro mil, sellados de toda tribu de los hijos de Israel. – Revelación 7:4

Y vi, y, ¡miren!, el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que tienen escritos en sus frentes el nombre de él y el nombre de su Padre. – Revelación 14:1

Y están cantando como si fuera una canción nueva delante del trono y delante de las cuatro criaturas vivientes y de los ancianos; y nadie pudo dominar aquella canción sino los ciento cuarenta y cuatro mil, que han sido comprados de la tierra. Estos son los que no se contaminaron con mujeres; de hecho, son vírgenes. Estos son los que van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya. Estos fueron comprados de entre la humanidad como primicias para Dios y para el Cordero, y no se halló en su boca falsedad; están sin tacha. – Revelación 14:3-5


El número
¿Cuáles son las características de estos 144'000? Lo primero que notamos es el número tan específico. ¿Podemos decir que es un número literal? Parece ser así, especialmente teniendo en cuenta lo que dice Juan acerca de ellos: "Oí el número", en contraposición a lo que él dice inmediatamente después en referencia a otro grupo de personas, "una gran muchedumbre, que ningún hombre podía contar" (Revelación 7:4, 9). Dicho esto, ni siquiera podemos ser dogmáticos, porque la revelación se presenta "en signos" (Revelación 1:1). Repitamos que el número 144'000 parece literal, pero sea o no, no cambia la comprensión de las cosas más importantes.

El sello
El sello es, entre otras cosas, un signo de propiedad, una marca de pertenencia. Los 144'000 "fueron sellados" en el sentido de que pertenecían a alguien. ¿Pero a quién? Las siguientes escrituras arrojan luz sobre el tema:

Pero ustedes también [Los santos, destinatarios de la carta] esperaron en él después que oyeron la palabra de la verdad, las buenas nuevas acerca de su salvación. Por medio de él también, después que ustedes creyeron, fueron sellados con el espíritu santo prometido, que es una prenda por anticipado de nuestra herencia, con el propósito de poner en libertad por rescate la propia posesión [de Dios], para su gloriosa alabanza. – Efesios 1:13, 14

Pero el que garantiza que ustedes y que nosotros pertenecemos a Cristo, y el que nos ha ungido, es Dios. Él también ha puesto su sello sobre nosotros y nos ha dado la prenda de lo que ha de venir, es decir, el espíritu, en nuestros corazones. – 2 Corintios 1:21, 22

En las Sagradas Escrituras, por lo tanto, los únicos que se dice que son "sellados" son los santos que pertenecen a Cristo y son la posesión de Dios. Este punto plantea una pregunta que está estrechamente relacionada con la identidad de los 144'000 y su posición en el contexto completo de los siervos de Jehová: en el primer siglo todos los cristianos pertenecían al grupo de 144'000? Presumiblemente no, pero será el tema de un futuro artículo.

Los nombres en la frente. Su asociación
Diferentes figuras, humanas y no, tienen nombres escritos en la frente en la narración de Revelación. Pero sólo los 144'000 tienen los nombres de Jehová y de Jesús juntos. Recordemos que el Apóstol Pablo dijo "pertenecemos a Cristo", y definió a todos los santos como "la propia posesión de Dios".
¿A quién están asociados los 144'000? Al cordero, a Jesucristo, y lo siguen "no importa adónde vaya”. Recordemos que Jesús dijo a sus discípulos: "Si alguien quiere venir en pos de mí, repúdiese a sí mismo y tome su madero de tormento y sígame de continuo” (Mateo 16:24). Y el apóstol Pablo dijo de sí mismo y de los otros santos, hablando de un tiempo futuro: "y así siempre estaremos con [el] Señor”. – 1 Tesalonicenses 4:17

El monte Sion
¿Dónde están los 144'000? "sobre el monte Sión", con Jesús, dice el apóstol Juan. ¿Pero dónde está este monte Sión? ¿Es el Monte Sión de la ciudad terrenal de Jerusalén? No. ¿Cómo lo sabemos? Por dos razones. ¿Quién ha dado la revelación de todas estas visiones a Juan? La Escritura dice claramente "Revelación de Jesucristo" (Revelación 1:1). ¿En el momento de la revelación donde estaba Jesús? En el cielo (Mateo 26:29; Juan 14:2,3; Hechos 1:11). La segunda razone por lo que Sión no es un monte en la tierra se expresa claramente en estos términos: "ustedes se han acercado a un monte Sión y a una ciudad de[l] Dios vivo, a Jerusalén celestial, y a miríadas de ángeles" (Hebreos 12:22) Aquí Sión es identificada como un monte de Jerusalén, no terrenal sino celestial, la morada donde también viven todos los ángeles. Por estas dos razones (Cristo está ahora en el cielo, Sión es el monte de la Jerusalén celestial) los 144'000 se ven en el cielo, y allí permanecen.

Comprados de la tierra. Primicias
Juan dice que los 144'000 "han sido comprados de la tierra" o "fueron comprados de entre la humanidad como primicias para Dios y para el Cordero”. Estas declaraciones son una clave para identificar a los 144'000. A diferencia de los "cuatro criaturas vivientes" y de los “ancianos”, los 144'000 son de origen terrestre. El apóstol Pablo dicen que los cristianos “fueron comprados por precio" (1 Corintios 6:20; 7:23). Por lo tanto, los que son "comprados" son salvos por la fe en el sacrificio redentor de Cristo y por medio de el favor inmerecido de Dios (Romanos 3:23, 24; Efesios 1:7). Pero la duda subsiste: todos los cristianos son, por lo tanto, parte de los 144'000? Es casi imposible: si todos van al cielo, ¿quiénes permanecen en la tierra? ¿Qué factores debemos considerar para llegar a la conclusión correcta? En primer lugar vamos a considerar un canción cantada por las cuatro criaturas y los ancianos que se refiere a la compra: "Eres digno de tomar el rollo y de abrir sus sellos, porque fuiste degollado y con tu sangre compraste para Dios personas de toda tribu y lengua y pueblo y nación, e hiciste que fueran un reino y sacerdotes para nuestro Dios, y han de reinar sobre la tierra” (Revelación 5: 9, 10). Aquí añadimos una pieza a nuestro entendimiento: los 144'000 "comprados" son individuos de todas las naciones que actúan como reyes y sacerdotes en el reino celestial.
¿Podemos apoyar esta conclusión con otra fuente? Leemos que los 144'000 son llamados “primicias". El discípulo Santiago escribió: "[Dios] nos produjo por la palabra de la verdad, para que fuéramos ciertas primicias de sus criaturas" (Santiago 1:18). ¿En qué sentido, junto con otros, había sido producido? La siguiente referencia explica: "Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, porque, según su gran misericordia, nos dio un nuevo nacimiento a una esperanza viva mediante la resurrección de Jesucristo de entre los muerto … Porque se les ha dado un nuevo nacimiento, no de semilla corruptible, sino de semilla [reproductiva] incorruptible, mediante la palabra de[l] Dios vivo y duradero”. – 1 Pedro 3:3, 23
Sólo dos piezas faltan para que nuestra comprensión sea completa. La siguiente referencia a las "primicias" nos muestran que hay dos grupos, por así decirlo, de personas salvadas por Dios. Leamos atentamente el paso completo de Romanos:

El espíritu mismo da testimonio con nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Pues, si somos hijos, también somos herederos: herederos por cierto de Dios, pero coherederos con Cristo, con tal que suframos juntamente para que también seamos glorificados juntamente. Por consiguiente, estimo que los sufrimientos de la época presente no son de ninguna importancia en comparación con la gloria que va a ser revelada en nosotros. Porque la expectación anhelante de la creación aguarda la revelación de los hijos de Dios. Porque la creación fue sujetada a futilidad, no de su propia voluntad, sino por aquel que la sujetó, sobre la base de la esperanza de que la creación misma también será libertada de la esclavitud a la corrupción y tendrá la gloriosa libertad de los hijos de Dios. Porque sabemos que toda la creación sigue gimiendo juntamente y estando en dolor juntamente hasta ahora. No solo eso, sino que también nosotros mismos los que tenemos las primicias, a saber, el espíritu, sí, nosotros mismos gemimos en nuestro interior, mientras aguardamos con intenso anhelo la adopción como hijos, el ser puestos en libertad de nuestros cuerpos por rescate … Ahora bien, sabemos que Dios hace que todas sus obras cooperen juntas para el bien de los que aman a Dios, los que son llamados según su propósito; porque a los que dio su primer reconocimiento también los predeterminó para que fueran hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que él fuera el primogénito entre muchos hermanos. Además, a los que él predeterminó, también llamó; y a los que llamó, también declaró ser justos. Finalmente, a los que declaró justos, él también glorificó. – Romanos 8:16-23, 28-30

Observamos algunos elementos fundamentales. Aquí Pablo distingue dos grupos: los "hijos de Dios" y la "creación", es decir, personas que serán consideradas en un segundo momento como "hijos de Dios”. Observamos que los hijos de Dios están conectados con las "primicias", de hecho, son ellos a quienes Dios "dio su primer reconocimiento". ¿Reconocimiento en relación con qué? Del Reino Mesiánico! Observamos que los hijos de Dios también son llamados "herederos" y están "conforme a la imagen de su Hijo", es decir, reciben un cuerpo espiritual glorioso como el Rey Jesucristo. De hecho, comparamos estas palabras: “no teman, rebaño pequeño, porque su Padre ha aprobado darles el reino … Sin embargo, ustedes son los que con constancia han continuado conmigo en mis pruebas; y yo hago un pacto con ustedes, así como mi Padre ha hecho un pacto conmigo, para un reino, para que coman y beban a mi mesa en mi reino, y se sienten sobre tronos para juzgar a las doce tribus de Israel“ (Lucas 12:32; 22:28-30). Recordemos que los 144'000 "van siguiendo al Cordero no importa adónde vaya" y se ven en su compañía en el monte Sión celestial.
La última pieza del puzzle está dada por una porción muy pequeña pero muy significativa del texto. Leemos: "ciento cuarenta y cuatro mil, sellados DE toda tribu de los hijos de Israel”. Observamos que los 144'000 no son los hijos de Israel, sino que provienen de los hijos de Israel. Eso es muy claro. El entendimiento actual de los Testigos de Jehová sobre este tema no tiene en cuenta lo que acabamos de leer: los 144'000 son sólo una parte de lo que el apóstol Pablo llama "el Israel de Dios” (Gálatas 6:16). Observamos que Jesús dice que aquellos que reinarán con él tendrán "tronos para juzgar a las doce tribus de Israel”. Y todavia: "Entonces Pedro le dijo en respuesta: “¡Mira! Nosotros hemos dejado todas las cosas y te hemos seguido; ¿qué habrá para nosotros, realmente?”. Jesús les dijo: “En verdad les digo: En la re-creación [Literalmente "regeneración, renacimiento"; recordemos que los regenerados, nacidos de nuevo, son llamados "primicias", y que son los 144'000], cuando el Hijo del hombre se siente sobre su trono glorioso, ustedes los que me han seguido también se sentarán sobre doce tronos y juzgarán a las doce tribus de Israel.”” (Mateo 19:27, 28). ¿Todo Israel puede juzgar a todo Israel? No, la provisión de Dios es que un pequeño número de componentes tomados DE "Israel" juzgan a todo "Israel". Ya lo hemos visto antes: Pablo distingue a los "hijos de Dios" de la "creación", es decir, los que aún no están, pero que estarán bajo el reino mesiánico "los hijos de Dios". Los 144'000, constituidos hijos de Dios, son "comprados de entre la humanidad”, o creación.

Conclusión
Al final de la discusión, podemos decir esto: los 144'000 son un grupo de hombres elegidos, llamados por Dios a reinar con Jesucristo en el cielo. No representan al Israel de Dios, sino sólo una parte.
Aún quedan preguntas: En el primer siglo, ¿eran todos cristianos entre los 144'000? ¿Cuál es la relación entre el "rebaño pequeño", las "otras ovejas" y la "gran muchedumbre"? (Lucas 12:32; Juan 10:16; Revelación 7:9) Hoy, ¿hay miembros de los 144'000?
Las respuestas bíblicas a estas preguntas serán presentadas en un próximo artículo.


(Cualquier persona que desee interactuar con Acalia y Marta puede enviar un correo electrónico a acalia.jw@gmail.com)

Acalia & Marta

¿Cómo hacer comentarios con Disqus?
Puede utilizar una cuenta de Disqus. Haga clic en el logotipo Disqus y siga las instrucciones.
Puedes comentar como invitado: Haga clic en "I’d rather post as a guest" y siga las instrucciones.
Usted puede utilizar su cuenta de Google, Twitter o Facebook.
Por el momento, los comentarios no son moderados, siempre y cuando se use el sentido común y respeto a las leyes vigentes. Note sin embargo que la moderación puede ser a posteriori.


Please check this page to read our privacy policy and our use of cookies
This website may use cookies to give you the very best experience. If you continue to visit it, you consent to this - but if you want, you can change your settings in the preferences of your web browser at any time.